Esta iniciativa está revolucionando a la moda mexicana

Antonio Nuño, Enrique Rodríguez, Fátima Álvarez y José Miguel Cruz y Celis son los fundadores de Someone Somewhere.

Desde 2010 comenzaron a trabajar con distintas comunidades indígenas.

Desde hace más de cuatro años empezaron a colaborar con artesanas de Naupan, Puebla. Esto, como parte de su servicio social, en donde se propusieron hacer prendas con diseño personalizado.

Y en 2016, nació la marca de ropa cuyo objetivo es cambiar la vida de los artesanos textiles en México.

Mediante el uso de técnicas tradicionales y diseños contemporáneos, decidieron lanzar una marca de ropa para crear una nueva tendencia social y promover el comercio justo de las artesanías.

Actualmente, el equipo está conformado por más de 140 artesanas de distintos estados y tejedores oaxaqueños.

Además del equipo de diseñadores y los talleres locales de maquila que hay detrás para planear cada prenda y respetar la identidad de cada patrón.

Hasta ahora ofrecen más de 40 prendas y accesorios como gorras, camisas, playeras y una línea de mochilas que incorporan los bordados tradicionales.

Lo interesante es que trabajan con seis comunidades indígenas de Puebla, Chiapas y Oaxaca. Cada comunidad aporta un diseño distintivo.

Ya sea el bolsillo de una camisa, el fondo de una mochila o el bordado de una gorra.

Cada patrón es especial y depende de la creatividad y tiempo de cada artesana.

El modelo de producción es distinto para cada comunidad y artesana, por lo que se respeta el tiempo y la decisión creativa de cada una de las colaboradoras.

Todas las prendas y accesorios tienen una etiqueta personalizada con el nombre de la artesana que realizó el patrón y la comunidad a donde pertenece.

De ahí el nombre Someone Somewhere.

Se estima que 10 millones de mexicanos viven de la artesanía en nuestro país.

De ellos, casi 7 millones viven en situación de pobreza y marginación.

Los artesanos que han colaborado con Someone Somewhere han incrementado su ingreso en un 300% y han dejado la línea de pobreza atrás.

Desde que comenzaron a trabajar con los artesanos, han visto grandes cambios en su nivel de vida.

“El cambio es aún más visible en las primeras artesanas. Rosa (…) pudo estudiar la carrera en Ingeniería Industrial después de un año de trabajar con nosotros. Hay algunas artesanas que ya proponen nuevos productos o se convierten en las encargadas de dirigir al resto en su comunidad”, nos platicó Antonio Nuño, cofundador de la marca.

Con esto, Someone Somewhere busca crear un comercio justo y sostenible para los artesanos de las comunidades indígenas.

Además de inspirar a más empresas para que sigan el ejemplo y empoderen a aquellas personas que viven de sus tradiciones.

“México está lleno de artesanos con increíble talento que sufren para dar a conocer su trabajo y adaptarlo a las tendencias de hoy en día.”

“Al mismo tiempo, millones de jóvenes estamos buscando hacer compras más inteligentes, que tengan un impacto más allá del utilitario. Cuando conectas dos mundos tan diferentes de una forma que beneficie a ambos, cosas grandes suceden”, comentó Antonio.

¿Te gustó la idea del proyecto? ¡A comprar!

Hasta ahora, la iniciativa funciona a través de Kickstarter. Cada que compres una prenda o accesorio estarás apoyando económicamente el proyecto.

Entra aquí para conocer más de Someone Somewhere y donar.

You may also like...